viernes, 9 de octubre de 2009

CONSAGRACIÓN, ESTUDIO Y TRABAJO I




Como aspirantes a misioneros colportores necesitamos considerar los consejos de Dios a Josué

1. Consagración

El colportor tiene que levantarse temprano para un culto personal, durando por menos una hora, compartiendo media hora de oración y otra media hora de estudio de la biblia. Si el colportor desea tener más tiempo de oración es mejor. El levantarlos con agua fría o con un megáfono es una método no muy recomendado, sin embargo el deseo es que el colportor disfrute del un momento con Dios y es muy probable que el agua fría cause aversión antes que amor por el culto personal.
Jesús oró en algunas ocasiones delante de sus discípulos para que ellos aprendan por modelo, ¿es posible que el asistente haga lo mismo? Cuando el colportor observa a su maestro orando silenciosamente en algún lado de la sala o la casa, al día siguiente ellos doblaran sus rodillas sin que le exijas.
Casi siempre es difícil levantarlos y también hacerlos dormir. Una frase que me ayudó con este problema fue: “la primera persona con quien debemos conversar es con nuestro Dios y la última persona con quien debemos conversar es con nuestro Dios” Esto hace que nuestros Colportores le expresen a Dios sus angustias del día y preparen su corazón para su culto de mañana.
Un asistente me dijo: Pastor, los colportores solo tienen un culto personal de 15 minutos, que le parece si extendemos en tiempo el culto grupal para completar el tiempo del culto personal. Definitivamente jamás el culto grupal reemplazará al culto personal, todo tiene su lugar, pero creo sin culto personal el culto grupal está de más. El colportor debe saber que “un día sin Dios es un día perdido”

2. Trabajo

En parte de nuestra sociedad domina la cultura del menor esfuerzo. Los medios de comunicación han mostrado formas de ganar dinero rápido mediante loterías u otros trabajos, de esta manera los jóvenes anhelan trabajar como el ejecutivo de la televisión, sentado en su elegante sillón dando órdenes a su secretaria. Todo esto se resume en la filosofía. “Trabajando menos y ganando más”.
La cultura peruana ha considerado de mayor importancia “valor” al “vivo”, al criollo haciéndose evidente en el dicho “El vivo vive del tonto y el tonto de su trabajo”
Jhon Maxwel dice: “la bendición extra es fruto de un esfuerzo extra” En el contexto bíblico el trabajo es una bendición, si alguien pensó que en la tierra renovada estaremos sin actividad eso no es cierto, ya que plantaremos viñas y construiremos nuestras casas, es decir trabajaremos. Desde el edén el trabajo a sido una bendición es razonable el dicho “la ociosidad es la madre de todos los males” alguien dirá “madre es madre y hay que esperar”, esto está bien como gracia más no es real al momento de cumplir metas.
El colportor necesita tener un ritmo de vida ordenado, distribuyendo su tiempo organizadamente. Salomón dice “todo tiene su tiempo” si el colportor quiere quedarse el martes para lavar su ropa no se lo permitiremos porque no es el momento de hacerlo. Los días estipulados para estas actividades son usualmente los viernes de tarde y los domingos. Si un colportor se queda en la casa tendremos después de tres días a algunos más haciendo lo mismo. ¿Cómo motivarlos nuevamente al trabajo? Será más difícil animarlos.
La Biblia nos pide que realicemos el trabajo de dos en dos, es un concepto bíblico básico de discipulado y motivación. Como maestros tendremos que organizar las parejas de Colportaje sin embargo tenemos que considerar también la individualidad de cada colportor, es decir “que estén juntos pero no revueltos.” Una charla tendrá que ser máximo para dos personas si se incrementa el número de beneficiarios, habrá problemas en la distribución de las ganancias. Al momento de colportar, pueden entrar juntos al campo, pero deben colportar separadamente ya que se pierde horas hombre en producción, el número de presentaciones se reduce y el rendimiento baja. Es muy probable que los colportores al encontrarse en la hora de almuerzo se sientan Al momento del almuerzo usualmente los Colportores tienen distintos horarios de alimentación, sin embargo cuando fijan una hora para encontrarse en el almuerzo muchas veces interrumpen su labor exitosa en esa hora para cumplir con el encuentro de su amigo colportor.