martes, 29 de septiembre de 2009

INSEGURIDAD DE SAUL

Siempre me impresionó la vida de Saúl, la Biblia dice que era de hermoso parecer e inteligente, tenía el perfil para ser un excelente líder y rey, así lo observó el profeta Samuel. Sin embargo, es el ejemplo de un hombre que lamentablemente dejó pasar frente a sus ojos, la oportunidad de consagrarse como uno de los mejores líderes de Israel, si hubiese sido así las generaciones pasadas, actuales y futuras lo tendrían como ejemplo positivo y no como lo tenemos hoy. ¿Cuáles son las causas de su pobre liderazgo? Es interesante como la Biblia describe algunos rasgos del rey Saúl que podemos analizar.

Repasemos parte de la vida de Saúl, al convocar al pueblo de Israel en un lugar llamado Mizpa presenta a Saúl como rey, pero su presentación no contó con la presencia del joven, Saúl no se encontraba allí, se había escondido de temor entre el bagaje o bultos de su casa. Notamos aquí una primera muestra de desconfianza traducido en miedo. Pasó más de dos años, al tomar el poder luego de algunas victorias, Saúl convocó al pueblo a luchar contra la impresionante y numerosa invasión filistea.

El texto de 1 Samuel 13: 8 describe el ambiente de inseguridad que vivía Saúl como líder y su pueblo como liderados (esto implica que si eres un padre inseguro esa inseguridad le transmitirás a tus familiares, si eres un líder inseguro esa misma inseguridad lo tendrán tus liderados): “Saúl esperó siete días, conforme al plazo que Samuel había dicho. Pero Samuel no llegaba a Gilgal, y el pueblo desertaba” de la milicia. Saúl evidenció su poca confianza en la obra maravillosa que podía hacer Dios por medio de él, al desesperarse usurpando la función de Samuel en el sacrificio.

A pesar de la inseguridad de Saúl respecto al poder Divino, Dios se manifestó dándoles una milagrosa victoria. Luego de ello Saúl como monarca autoritario, ordena que nadie del pueblo comiera antes del atardecer y la desobediencia a esa orden sería castigada con la muerte. Obviamente luego del desgaste en la lucha y caminata era necesario recobrar las fuerzas, así Jonathan su hijo, comió miel que en el camino había en abundancia. Posteriormente Saúl se enteraría y mandaría a matar a su propio hijo, sin embargo todo el pueblo se le opuso.

Observando la vida de Saúl, la constante es la inseguridad y la intransigencia que tiene al escuchar los consejos de Dios, resumiríamos su estado, resaltando su baja autoestima
La baja autoestima, podríamos decirlo así, se manifiesta en dos formas aparentemente diferentes. Por un lado siendo pesimistas, inseguros, temerosos, con desconfianza de nuestras capacidades y por el otro lado, autoritarios, intransigentes y déspotas. La primera actitud es usualmente tomada cuando el individuo tiene muy poca influencia sobre su grupo social considerándose incompetente, desvalorizado y desmotivado para avanzar en la vida. Por el otro lado, usualmente se observa en personas que con esfuerzo lograron ocupar cargos importantes en determinado grupo social, sin embargo no curaron su baja autoestima, haciendo de la intransigencia y trato grotesco, un mecanismo de defensa para su bajo concepto de valor personal.

Saúl denotaba inseguridad de lo que podía hacer su ejercito con el poder de Dios, temor del qué dirá el pueblo, miedo a tomar decisiones que causarían reducción en su popularidad.

Hace algunos días ¿Escuchaste una voz diciendo que no sirves para ese cargo? ¿El proyecto que estas realizando no se pudo concretar? ¿Te esforzaste pero obtuviste en vez de mejores, peores resultados? ¿? ¿Hoy tienes que tomar una decisión y te da temor hacerlo? ¿al salir de casa sabrás que entraras en un transito congestionado de problemas? El Señor te dice hoy, Hijo, hoy haré maravillas por medio tuyo en el trabajo, no temas, Hoy serás de bendición para tu familia, lánzate con seguridad, atrévete a ser victorioso. Mírate al espejo y grítale al mundo: soy hijo del Dios del Universo, mi fuerza está en ti, Juntos seremos vencedores…